Luis Quiroga optó por un cambio de aire y, tras más de 25 años, de labor en el campo 2 de San Isidro se trasladó a la localidad cordobesa de San Francisco. Ahora no sólo monta caballos por las mañanas, sino que empezó la etapa como entrenador. “El Hipódromo de Las Flores creció mucho en estos años y es muy relevante para toda esta región del interior del país”, sostiene un hombre con experiencia en la actividad.

En el ambiente del turf lo conocen como “Pájaro, pero también lo asocian con Inter Optimist, uno de los mejores milleros de los últimos tiempos con el que Luis Quiroga vivió momentos únicos e irrepetibles. “Fui su galopador. Era un pingo de verdad”, acota sobre el ganador de los Grandes Premios Anchorena, San Isidro , de las Américas y de los Clásicos Otoño y Porteño.

Hoy su presente es otro. Quedarse en el pasado no sirve de consuelo y trasladó su conocimiento a San Francisco. Estuvo presente en la fecha del domingo 15 de abril, en la reunión del Nuevo Hipódromo de Las Flores; lugar al que regresó luego de un extenso periodo alejado por sus tareas en Buenos Aires. “Creció mucho en estos años y es muy relevante para esta región del interior del país. Vine con un caballo y entramos cuarto. Voy a volver pronto”, dice quien formó parte del stud de la familia Zancanaro y durante la entrevista observa de reojo a los ejemplares que serán de la partida en el Clásico Apertura, que luego tendría como vencedor a Iberian Cause.

Quiroga nació en Paraguay, pero tiene un sentimiento especial con Santa Fe. El mismo está relacionado a la gran amistad que cosechó con el jinete Pablo Carrizo, oriundo de la provincia de la bota. Su discurso se centra en la emoción cuando habla de esta fusta. “Es como un hermano. Gran profesional y, sobre todas las cosas, Una gran persona”, declara y se muestra orgulloso por ser el padrino de Valentina, una de las hijas del látigo.

Conoce el esfuerzo que se hace en el turf de tierra adentro. Quiroga tuvo un pasado como jockey y tiene atesorado recuerdos como el triunfo de Troper en el Provincias Unidas de Palermo de 1991 o el de Marucho en las Estrellas de 1992 en San Isidro. Luego llegaría esa época dorada con Inter Optimist, pero desde otra función. En la actualidad le interesa este nuevo desafío y lo encara con una trayectoria plagada de relevantes cosechas.

Nicolás Alcalde
Prensa Nuevo Hipódromo de Las Flores

Fb: @NuevoHipódromodeLasFlores
Tw @LasFloresTurf